Lo genuino siempre perdura

Lo genuino siempre perdura

PESE a estar separados por 8.901,79 km (lo dice internet), las dos zonas de escalada en roca que vais a encontrar en este número tienen algo en común: los asiduos de Faro de Budiño (Pontevedra) y los que viajan hasta LIjing (China) llevan en el macuto una buena ristra de friends y dos rollos de esparadrapo. Son peregrinos de las fisuras, discípulos de los cerrojos y adeptos de la autoprotección. ¿Renace la escalada tradicional? En realidad nunca desapareció, en nuestro país siempre han resistido, latentes, aislados e incomprendidos, grupúsculos que, influenciados por la anglosajona manía de evitar poner chapas donde un buen cacharro entra a cañón (o no), han mantenido su filosofía y preservado sus zonas de fisuras. La realidad es que, como nos dicen los amigos de Budiño, se percibe cierto “renacimiento espiritual”. De hecho, los de la escuela pontevedresa, después de años de guerra entre licra y pantalones de pintor, con espíritu conciliador y evitando injerencias externas ajenas a nuestro singular mundo, crearon en 2007 el Comité de Regulación de Escalada en Faro de Budiño. Con él llegó la paz social: “las fisuras fueron protagonistas de nuevo y, finalmente, las concesiones sustentadas en argumentos más razonables que éticos, nos llevaron a equipar algunas vías que fueron rescatadas del olvido. A la contra, un 80 por ciento de las fisuras de toda la escuela quedaban blindadas de cara al futuro y libres del temido y siempre peligroso taladro”. Una decisión salomónica que rescata cierta tradición y recupera el respeto a los “tiempos donde el valor era parte del juego”.

Aceptar compromisos 
“La escalada sobre fisuras es muy sufrida, te exige un uso del cuerpo extensivo e intensivo que lo expone a la tensión psicológica y continua de la fisura como una serpiente que te ha enredado en sus fauces y no te deja respirar. Mover el cuerpo, aguantar el dolor, pensar en la seguridad, colocar las protecciones, administrar las piezas y las fuerzas… Es todo el conjunto lo que hace de este estilo un deporte completo y exigente, a veces, peligroso”, explica Edu. M. Quant en su artículo sobre LIjing. Y esta es la esencia de la escalada clásica, tradicional, de autoprotección, “esa que nos acercó a la montaña con afán de aventura, de aceptar compromisos más allá del simple valor de lo físico… En resumidas cuentas, el valor de la experiencia en sí misma”, escribe José Juan Domínguez, escalador de Budiño. Y concluye: “La escalada limpia, su esencia, solo será defendida y protegida desde su práctica y conocimiento y a buen seguro recobrará su esplendor. Lo genuino siempre perdura…

“Certificar” la cumbre

EL Piolet de Oro es el encuentro anual en torno a los protagonistas de las mejores actividades del año. El premio es la excusa y, también, el eje para reflexionar sobre la esencia del alpinismo. Este año dos ideas han centrado el debate: el riesgo y la necesidad, o no, de aportar pruebas de una ascensión.

El Piolet de Oro promueve que los riesgos asumidos han de ser siempre razonables, controlados, y por esto evita nominar actividades en las que los alpinistas hayan sufrido accidentes. Por ejemplo, este año la ascensión a la Sur del Annapurna de los franceses Stéphane Benoist y Yannick Graziani, en la que Stéphane sufrió amputaciones, no fue nominada aunque sí recibió una mención especial por el espíritu de compañerismo que permitió a Stéphane sobrevivir en un complicado descenso. ¿De qué forma se puede determinar cuándo un alpinista cruza esa fina línea que separa el riesgo controlado del incontrolado? El alpinismo sin riesgo no es alpinismo. Nadie puede asegurar que finalmente todo vaya a salir bien. Incluso con experiencia, preparación, toma de decisiones adecuadas… el factor suerte siempre va a jugar un papel determinante. Eso es riesgo también.

Ueli Steck recibió el Piolet (junto a los canadienses Raphael Slawinski e Ian Welsted por su ascensión al K6 Oeste) a pesar de que reconoció que en el Annapurna cruzó la frontera aceptando que muy posiblemente iba a morir. Al mismo tiempo, pocos discuten que lo que hizo Ueli forma parte de la esencia misma del alpinismo.

“Certificar” la cumbre
Sobre esta ascensión existe otro debate que incluso ha trascendido a los grandes medios de comunicación de varios países europeos: las dudas debido a la falta de pruebas. Ueli perdió la cámara y no “certificó” la cima con ningún otro sistema (GPS, dejar algún objeto, seguimiento por sus compañeros desde el campo base…).

El Jurado decidió creer en su palabra y premiar una actividad que lleva al alpinismo a una nueva dimensión. En cualquier caso, es casi seguro que el Piolet de Oro no nomine en próximas ediciones ascensiones sin pruebas. En el siglo XXI existe suficiente tecnología para evitar estos debates que generan mal ambiente y hacen daño al alpinismo y al alpinista, quien vivirá para siempre con una sombra innecesaria en su historial. Por eso, cualquier alpinista que desee hacer pública una ascensión debe demostrarlo. Lo mismo que lleva consigo barritas energéticas, agua o una chaqueta impermeable debe contar con sistemas que permitan probar de una manera incuestionable su ascensión

Transparencia y sentido común

DESDE siempre, montañeros, alpinistas, escaladores…  han sido los máximos defensores de los  espacios naturales. Precisamente porque estos  espacios suponen mucho más que un simple espacio  deportivo. La montaña, la naturaleza, es un lugar “sagrado”  que queremos conservar lo más virgen posible  pues a través de él vivimos unas experiencias y adquirimos  unos valores no exclusivamente deportivos que  no tienen sentido fuera de ellos, y también hacemos  realidad nuestro estilo de vida. Seguir leyendo Transparencia y sentido común…

Superación e imaginación

ENTRE las muchas historias que puedes encontrar en este número de Desnivel que tienes entre las manos tres de ellas destacan por su interés humano. Seguir leyendo Superación e imaginación…

Accesos y escalada

El problema no es nuevo: prohibiciones en zonas de escalada las hubo desde el primer día que a alguien se le ocurrió poner las manos encima de una piedra. Quizá fueran casos puntuales y aislados. La mayoría seguramente acabó en el olvido, y los escaladores –pocos entonces y muchos ahora– regresaron a su escenario, silbando, como si nada hubiera ocurrido, casi siempre con la aprobación implícita de dueños de fincas y gestores medioambientales que prefirieron mirar hacia otro lado mientras la cosa no fuera a mayores. Seguir leyendo Accesos y escalada…

Sigue el camino que elijas

EL epitafio de la tumba del explorador polar Ernest Shackleton se ha convertido en leyenda y resume el porqué de los desafíos que afrontó este hombre, ejemplo de liderazgo: “Sostengo que un hombre debería luchar hasta el último aliento por el valor que le ha dado a su vida”.

En este número publicamos una entrevista a Ueli Steck, alpinista que destaca por sus impresionantes escaladas rápidas en los Alpes y en el Himalaya. El alpinismo que practica Ueli es absolutamente antagónico a la masificación que se vive en algunas rutas del Himalaya y los Alpes. Por supuesto, su estilo nada tiene que ver con cuerdas fijas, oxígeno artificial, el uso de sherpas… Seguir leyendo Sigue el camino que elijas…

Superación sin límites…

La primera competición de escalada que fotografié fue en 1986. Desde entonces he debido de estar en más de un centenar de pruebas de todos los tipos: internacionales, nacionales, másters, de bloque… Ninguna me ha impresionado tanto como el Campeonato de España de Paraescalada que tuvo lugar en abril en Barcelona. Tengo que reconocer que asistí casi por obligación, pero inmediatamente, como creo les ocurrió a muchos de los asistentes, me atrapó. Seguir leyendo Superación sin límites……

Debate ético, no alpinístico

Hace días publicamos en nuestra web los datos objetivos que demuestran que Carlos Pauner no ascendió el Shisha Pangma y por tanto no ha completado los Catorce, una información contrastada exhaustivamente.

Al margen de sopesar los contratiempos, polémicas, críticas y dolores de cabeza que su publicación nos iba a traer, en la Redacción se creó un debate: ¿tiene en Desnivel cabida este ochomilismo de rutas normales, cuerdas fijas, sherpas y oxígeno artificial, que, excepto casos muy excepcionales (como el de Carlos Soria a sus 74 años) tiene muy poco interés alpinístico?   Seguir leyendo Debate ético, no alpinístico…

La cima es la cima

TODAS las montañas tienen una cosa en común: la cima es su punto más alto. La cima es la cima. Según esta verdad que nadie discute es evidente que un alpinista que afirma haber estado en la cima de una montaña tiene que haber alcanzado su punto más alto. Si no, no ha estado en la cima, y así ha sido siempre. Seguir leyendo La cima es la cima…

Rescate en Aragón. Juegos políticos

LO dijo Groucho Marx: “La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los re- medios equivocados”. Es la máxima que ha seguido el Gobierno de Aragón en la recién aprobada Ley de Regulación y Coordinación de los Servicios de Salvamento de Aragón. Pero no solo hace suya la genial frase, sino que aún es capaz de mejorarla: “La política es el arte de buscar problemas donde no los había…”. En otras circunstancias, de no estar inmerso nuestro país en esta terrible crisis económica y de no tratarse de un asunto de importancia vital, hasta podríamos sonreír. Seguir leyendo Rescate en Aragón. Juegos políticos…

© Ediciones Desnivel SL., Calle San Victorino,8 28025 Madrid - Tfno. 913 602 242 - E-mail: edicionesdesnivel@desnivel.es
© Librería Desnivel, Pza. Matute 6 28012 Madrid - Tfno. 913 904 290. Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com.